Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

CON EL SUSHI, NO

Tengo un tema con el sushi. Si por mi fuera, desayunaría con un combinado de sashimis y niguiris y a eso de las 6 de la tarde dame un roll de salmón y palta y soy feliz. ¿Hay salsa teriyaki a mano? Listo, la gloria. Hay muchos obstetras que durante el embarazo lo prohiben, pero esto fue lo primero que le pregunté al mío cuando me quedé embarazada por primera vez. Qué pavada, estarás pensando. Tal vez sí. Por suerte su respuesta fue afirmativa, sino lo hubiera comido igual, creo. A escondidas.

Hay muchas embarazadas que se dieron cuenta de que lo estaban porque empezaron a sentir rechazo por algunos alimentos que en realidad siempre les habían gustado. De pronto el olor de las tostadas se vuelve insoportable o el café tiene otro gusto. A mí me dieron asco un par de cosas, como el olor del producto de limpieza para el piso, ya dije que nunca más voy a comprar el que se llama Mañanas de Campo; y también me dio el asco el agua mientras me bañaba. Rarísimo. Lavarme los dientes me daba arca…

Últimas entradas

CUANDO TODO COBRA SENTIDO

LAS REFUGIADAS DEL PRIMER TRIMESTRE

EL MENSAJE

NO ME QUIERO OLVIDAR

EL MENSAJE OCULTO DETRÁS DEL ÁLBUM DEL MUNDIAL

FUNDAMENTALISMO Y MATERNIDAD

CRÓNICA DE UN DESAYUNO ACCIDENTADO

NO TENEMOS SUPERPODERES, PERO CASI

LOS MALOS DÍAS

QUEDATE QUIETO, NO LLORES, PORTATE BIEN